Las 5 mejores atracciones turísticas de Japón

Las 5 mejores atracciones turísticas de Japón

24 junio, 2019 Desactivado Por Editor

Japón, es uno de los destinos turísticos más populares del mundo. Representa una mezcla única entre lo tradicional y lo moderno, ofreciendo una gran variedad de templos y edificios, que datan de hace ya un buen tiempo, pero que aun así logran coexistir en perfecta armonía con la arquitectura y tecnología moderna. Los visitantes pueden sumergirse en la historia y cultura de Japón, mientras vislumbran el futuro a través de la gran cantidad de avances tecnológicos que se desarrollan acá.

La mayoría de los sitios históricos, aún mantienen el mismo fin original, mientras permanecen abiertos al público. La belleza natural de Japón se puede visualizar durante todo el año. Además, Japón, goza de uno de los índices de criminalidad más bajos del mundo, lo que lo hace ideal para los viajeros. Ahora es momento de disfrutar de una visión general de las principales atracciones turísticas de Japón:

Memorial de la paz de Hiroshima  

El Memorial de la Paz de Hiroshima, es un homenaje a las vidas que se perdieron durante la explosión de la bomba atómica lanzada sobre Hiroshima el 6 de agosto de 1945. Ubicado en un parque, el monumento, cuenta con la Cúpula Genbaku, el único edificio que quedó en pie en las inmediaciones después del siniestro. Este duro recordatorio de un mundo en guerra, le recuerda a los visitantes la importancia de la vida humana y a su vez, honra a las víctimas para que nunca sean olvidadas.

Parque de monos Jigokudani

Jigokudani Monkey Park, es una famosa zona de aguas termales cerca de Nagano. El nombre Jigokudani  (significa «Valle del Infierno») se debe al vapor y al agua hirviendo que burbujea en el suelo helado. El lugar se encuentra rodeado de acantilados escarpados y bosques formalmente fríos. Es famoso por su gran población de monos de nieve salvaje, que van al valle durante el invierno cuando la nieve cubre el parque. Los monos descienden de los escarpados acantilados y bosques para sentarse en las cálidas aguas termales, y regresan a la seguridad de los bosques por las noches.

Kiyomizu-dera

El templo budista Kiyomizu-dera, se encuentra en el este de Kyoto y se remonta al el año 798. Una cascada interior la cual es alimentada desde el río exterior, mantiene al templo en armonía con la naturaleza y lo mas sorprendente es que no se usó un solo clavo en la construcción. Los locales, solían saltar fuera del límite para que se les concediera un deseo (con una tasa de supervivencia del 85,4%), actualmente, los visitantes modernos pueden disfrutar de santuarios y talismanes, además de las obras de arte en exhibición, sin arriesgar la vida.

Himeji Castle

El castillo de Himeji, es considerado el mejor ejemplo existente, ya que conserva la arquitectura original de un castillo japonés. Fue fortificado para la defensa en contra los enemigos durante el período feudal, pero ha sido reconstruido en varias oportunidades, a lo largo de los siglos y refleja los diferentes períodos de diseño.

Sobrevivió a los bombardeos de la Segunda Guerra Mundial. El Himeji Castle, se ve con frecuencia en películas nacionales y extranjeras, incluida la película de James Bond «You Only Live Twice». El exterior blanco y el diseño, le dan la apariencia de un pájaro que vuela, por lo que se ha ganando el apodo de «Castillo de garceta blanca».

Gran Buda de Kamakura

El Gran Buda de Kamakura, es una representación colosal de Amida Buddha, una de las figuras budistas más famosas del mundo. Fundido en bronce, el Gran Buda, tiene una altura de más de 13 metros (40 pies) y pesa casi 93 toneladas. Según los informes, la estatua data de 1252. Aunque, originalmente se encontraba en un pequeño templo de madera, el Gran Buda, ahora se mantiene al aire libre, mientras el templo original fue arrastrado por un tsunami en el siglo XV.